¿Qué es la Inmuno Oncología?

Científicos de todo el mundo han estudiado durante décadas el papel que el sistema inmunológico puede jugar en la lucha contra el cáncer.

Sin embargo, sólo recientemente se ha descubierto que las terapias inmuno-oncológicas proporcionan beneficios antineoplásicos duraderos a pacientes que previamente tenían muy pocas opciones de tratamiento a su disposición.

Estas terapias representan un “avance” en la terapia contra el cáncer y tienen el potencial para revolucionar la manera en que se tratan muchas formas de cáncer.

El sistema inmunológico es el sistema de defensa natural del cuerpo. Consiste en un conjunto de órganos, células y moléculas especiales que le ayudan a protegerse de las infecciones, el cáncer y otras enfermedades. Cuando un organismo diferente (extraño), como puede ser una bacteria, entra en el cuerpo, el sistema inmunológico lo reconoce y a continuación lo ataca, impidiendo que cause daño. Este proceso se denomina respuesta inmunológica.

Puesto que las células cancerígenas son muy diferentes de las células normales del organismo, el sistema inmunológico las ataca cuando es capaz de reconocerlas.

Sin embargo, las células cancerígenas a menudo encuentran la forma de hacerse pasar por células normales, por lo que el sistema inmunológico no siempre las reconoce como peligrosas. Además, al igual que los virus, pueden cambiar a lo largo del tiempo (mutar) y, por tanto, escapar a la respuesta inmunológica.

Por otro lado, la respuesta inmunológica natural frente a las células cancerígenas tampoco suele ser suficientemente fuerte como para luchar contra estas células.

Las terapias de inmuno-oncología activan nuestro sistema inmunológico, haciendo que sea capaz de reconocer a las células cancerígenas y destruirlas.

¿EN QUÉ SE DIFERENCIAN LAS TERAPIAS INMUNO-ONCOLÓGICAS?

  • Actúan sobre el sistema inmunológico del cuerpo humano, no sobre el tumor en sí.
  • Permiten que el sistema inmunológico reconozca y ataque selectivamente las células cancerígenas.
  • Aportan memoria, a largo plazo al sistema inmunológico, de modo que este pueda adaptarse continuamente al cáncer a lo largo del tiempo y proporcionar una respuesta duradera y prolongada frente al cáncer.

SUPERVIVENCIA PROLONGADA DE CALIDAD PARA LOS PACIENTES

Los resultados de los ensayos clínicos sugieren que los efectos de las terapias inmuno-oncológicas sobre las células cancerígenas pueden tener una duración prolongada, enseñando al sistema inmunológico a luchar contra las células cancerígenas incluso tras la remisión.

Esta apasionante característica de las terapias inmuno-oncológicas ofrecen, por primera vez, esperanzas de una supervivencia prolongada y de calidad a muchos pacientes cuyo pronóstico previo era muy desfavorable.

Es más, los efectos adversos asociados a los tratamientos inmuno-oncológicos son manejables en comparación con aquellos asociados a muchas otras terapias antineoplásicas.

Por tanto, las terapias inmuno-oncológicas pueden tener un impacto positivo crítico sobre la capacidad de los pacientes para volver al trabajo y llevar una vida saludable y productiva.

¿FRENTE A QUÉ TIPO DE CÁNCERES FUNCIONA?

Las terapias inmuno-oncológicas funcionan en un gran número de tipos de cánceres.

Las terapias inmuno-oncológicas están disponibles en la actualidad para pacientes con melanoma avanzado y cáncer de pulmón y se están estudiando muchas otras para un gran número de algunos de los cánceres más difíciles de tratar.

En Europa, varias terapias inmuno-oncológicas están en proceso de ser aprobadas para su uso en pacientes para el tratamiento de cáncer colorrectal, renal, de próstata y muchos otros cánceres.

En la actualidad, diversos ensayos clínicos están estudiando muchas otras terapias y puede que estén disponibles para los pacientes en los próximos años.

Sin embargo, cada país tiene su propio sistema para aceptar la financiación y el reembolso de medicamentos innovadores. Por tanto, puede que algunas terapias inmuno-oncológicas estén disponibles en unos países antes que en otros.

¿QUÉ SIGNIFICA ESTO PARA SU TRATAMIENTO?

Se espera que las terapias inmuno-oncológicas se conviertan en una parte importante del tratamiento antineoplásico en los próximos años, junto con la cirugía, la radioterapia y los inhibidos de tirosin quinasa sean un aporte más al tratamiento del cáncer.

Sin embargo, la ciencia de la inmuno-oncología sigue evolucionando y hay muchas preguntas importantes que siguen sin respuesta. Por ejemplo, las terapias inmuno-oncológicas no funcionan en todos los pacientes y se está llevando a cabo una gran cantidad de investigación para entender qué hace que un determinado paciente responda a una terapia en particular.

Por tanto, es importante que los especialistas en cáncer continúen buscando información actualizada sobre las terapias inmuno-oncológicas y que los pacientes hagan lo mismo, de modo que puedan hablar con su médico y equipo clínico sobre las posibilidades de tratamiento y lo que pueda ser apropiado para ellos.

2017-06-14T18:23:03+00:00