La disruptiva investigación de Bradford Hill en el tratamiento del cáncer